Destino: no lugar

Cenizas de cartas no enviadas dentro de sobres cerámicos

Palabras que ya no caben en algún sitio

Pero persisten y se agolpan en el pensamiento

Trazan surcos invisibles, pasadizos secretos

Y se pierden en el silencio de los ausentes

De los recuerdos que quise atesorar en algún momento

Hoy sólo queda una huella desdibujada por el tiempo

Esta pieza es una instalación procesual que reúne un conjunto de cartas escritas a destiempo, cuyos destinatarios han dejado de ser puerto al que puedan dirigirse esas palabras.

Las cartas fueron introducidas dentro de sobres hechos con pasta cerámica. Al hornearse las piezas y entrar en contacto con el poder transformador del fuego, de las palabras escritas quedan sólo cenizas, mientras los sobres de barro, cuya naturaleza es frágil y poco perdurable, mutan, se vuelven pétreos y se convierten en objetos mucho más resistentes al paso del tiempo. Así mismo, en el proceso de quema Rakú las piezas se sacan incandescentes del horno y se colocan dentro de botes con materia orgánica, lo que provoca una reacción química que por efectos de la reducción de oxígeno produce los colores metálicos con matices impredecibles de los esmaltes. De esta manera, el fuego es cómplice y coautor en el proceso.

Quedan los sobres suspendidos, con su presencia estática y misteriosa, sin que importe ya las historias que contienen, sino lo que de ellas pueda evocarse. Son también reliquias de  una forma de comunicación que en las últimas décadas ha caído casi por completo en desuso y que por lo mismo, es rescatada por los  que añoran la intimidad insustituible que sólo puede tener una carta escrita con tinta sobre papel.

En una siguiente fase, se pretende está pieza siga creciendo al rescatar cartas escritas por otras personas que también estén interesadas en realizar este acto ritual poético.

“Poetry is just the evidence of life. If your life is burning well,

poetry is just the ash.” —Leonard Cohen

0 comments on “Destino: no lugar

Deja un comentario

%d bloggers like this: